Un particular artefacto fue hallado en plena calle y una vecina confesó que lo tenía en su casa y lo había desechado. Gran despliegue de efectivos en el lugar.


Se sabe que la gente en ocasiones guarda en casa más de un objeto curioso. Al parecer, cansada de que su hijo conservara un elemento que no tenía utilidad, Andrea arrojó a la calle un artefacto que terminó desatando un gran operativo de seguridad.

El particular episodio ocurrió este martes por la noche en Juan Manuel de Rosas y Pasaje Beethoven, en la zona sur, cuando un llamado al 911 recepcionado cerca de las 23 dio cuenta de la presencia de un explosivo al lado de una boca de tormenta en el pavimento.

Hasta el lugar se comisionó a personal de la Brigada de Explosivos quienes procedieron a verificar que se trataba de un proyectil de mortero por lo que se activó el protocolo correspondiente y se efectuó el levantamiento del mismo, constatando que el elemento se encontraba en estado inerte.

¿Cómo se supo que el mortero había tenido dueño? MIentras se desarrollaba el operativo se apersonó Andrea R. de 42 años manifestando que fue ella la que desechó el objeto ya que lo tenía en su casa como adorno en la habitación de su hijo.

Los uniformados decidieron el traslado del artefacto a la sede de Explosivos para realizarle las pericias correspondientes.




Comentarios