Una gran cantidad de gente se concentró en distintas zonas de la ciudad en reclamo de un cambio en la política económica del gobierno.


El dólar se disparó en el país superando los 40 pesos y el descontento con la política económica del Gobierno motivó que se convocara por las redes sociales cacerolazos simultáneos en distintos puntos de la ciudad.

A partir de las 19 comenzó a agolparse gente en Pellegrini y Buenos Aires, también en San Martín y bulevar Segui. A estas se sumaron otra dos protestas en Génova y Alberdi​ y en Mendoza y Avellaneda.

Con cacerolas y sin demasiadas pancartas políticas, se manifestaron en reclamo de medidas que contengan la corrida bancaria y en pedido de un freno a los tarifazos. Los autos que pasaron por la zona se sumaron con bocinazos.

La enorme incertidumbre tras la disparada del dólar que llegó a $42, provocó largas filas frente a casas de cambio, y llevó a comerciantes a tomar medidas de urgencia como anticipar el cierre de locales o dejar de comercializar ciertos productos.

Las tiendas de electrónica fueron las primeras en reaccionar haciendo desaparecer los precios de algunos productos, y remarcando en el momento los de otros.




Comentarios