El Concejo de Rosario tratará un proyecto para colocar cámaras que apunten las 24 horas a las dársenas problemáticas.


Las concejalas María Eugenia Schmuck y María Fernanda Gigliani recurrieron a la Justicia esta semana para denunciar amenazas y agresiones a un taxista en la Terminal de Ómnibus, sitio que desde principios de año es uno de los puntos de conflicto en torno al servicio público.

El episodio fue filmado por la víctima, quien comenzó a grabar con su celular mientras se acercaba a la dársena de calle Santa Fe con el objetivo de cargar pasajeros por la noche. Allí se encontró con dos personas que estaban paradas sobre la vereda, una de las cuales se acercó y comenzó a insultarlo.

La secuencia concluyó con una serie de golpes contra la puerta del conductor para obligarlo a que se retirara, por lo que la víctima empezó a gritar que llamaría a la policía. El material pasó este miércoles a manos de las edilas que impulsan acciones penales sobre este tipo de episodios, una de las cuales incluso advirtió que hay choferes que buscan amedrentarla en la zona donde vive con su familia.

Luego de que trascendiera el episodio, Schmuck adelantó que presentará un nuevo proyecto para garantizar el normal funcionamiento de las paradas de la estación Mariano Moreno. En esta oportunidad pedirá la colocación de cámaras de seguridad que apunten directamente a las dársenas, ya que los dispositivos que funcionan en la zona sólo permiten seguir el movimiento en las esquinas.

Mientras tanto, la denuncia sobre este último incidente quedó en manos de la fiscal de la unidad de Investigación y Juicio Juliana González.




Comentarios