Aseguran que el homicidio es la principal hipótesis a pesar de que no hallaron indicios sobre la causa del deceso.


Horas después de que se iniciara la investigación sobre la muerte de una mujer de 41 años que había desaparecido el viernes, el fiscal a cargo confirmó que siguen la pista de un homicidio, aunque también admitió que el cuerpo no presentaba signos de violencia externa tras la inspección preliminar de los forenses.

En conferencia de prensa tras el operativo realizado en el departamento de San Martín al 4200, Florentino Malaponte confirmó que el domicilio era utilizado por la víctima y su amante como “inquilinos”​. El hombre de 44 años permanece prófugo tras la denuncia que hizo la pareja de Verónica Lambruschi para dar con su paradero.

El funcionario del Ministerio Público de la Acusación (MPA) detalló que el cadáver estaba semidesnudo y cubierto con una frazada en el dormitorio al cual accedieron tras romper la cerradura de la puerta de entrada. Cuando lo descubrieron, sin embargo, los especialistas no encontraron “golpes, sangre ni marcas”.

Si bien la Fiscalía deberá esperar a la autopsia para constatar si la mujer fue estrangulada o envenenada como hipótesis alternativas, el encargado de la pesquisa insistió en que alguien cubrió el cuerpo de Verónica tras su fallecimiento en el primer piso del edificio.

De acuerdo al examen de los médicos, la muerte se produjo “entre 48 y 72 horas” antes de la llegada del personal de la Policía de Investigaciones (PDI).




Comentarios