Garfagnoli y Bidoglio quedaron al frente de las juveniles tras la salida de Mackey. Ingresarán a la Lepra u$s500 mil limpios por la venta del zaguero.


Antes del encuentro ante Vélez, Newell’s consiguió cerrar dos temas que tenía pendientes: la definición de los encargados de inferiores y la venta de Guillermo Ortiz.

Respecto a este último punto, la Lepra todavía conservaba el 50% de la ficha del defensor central, aunque Colón tenía una opción para comprar ese porcentaje en u$s650 mil. Como el Sabalero no movía ficha, los del Parque lo intimaron a que concretaran el pago o sino Newell’s lo recompraría.

El jueves por la tarde, el vicepresidente rojinegro, Cristian D’Amico, viajó a Santa Fe y acordó con los dirigentes sabaleros la venta definitiva del defensor. Los santafesinos abonarán en varias cuotas los u$s650 mil, de los cuales a los rosarinos les quedarán u$s500 mil limpios.

Desde el Órgano Fiduciario que controla al club deslizaron que con ese monto están cubiertas todas las obligaciones al menos hasta diciembre. Y no es para menos, teniendo en cuenta que ya se había vendido a Lisandro Martínez, Joaquín Varela y a Jalil Elías.

Por otro lado, la dirigencia rojinegra rearmó el organigrama de inferiores que se había desarmado tras la salida del director, Martín Mackey. Ya en la semana había confirmado el arribo de Sebastián Peratta como director deportivo, y fue el ex arquero quien formalizó a Fabián Garfagnoli y a Héctor Bidoglio como coordinador general y sub coordinador de divisiones inferiores.

“Esta decisión, consensuada con los directivos del club, está en línea con la experiencia y el conocimiento que ambos profesionales tienen respecto de la formación de jugadores en lo general y del proyecto que se venía gestando con la dirección de Mackey, en particular. Sin necesidad de profundizar en su pertenencia leprosa”, indicaron desde la comisión directiva.






Comentarios