Una impactante grabación muestra el momento en que los animales son arrojados a una cava. El hecho ocurrió en Avellaneda, en el norte santafesino.


Un error humano le costó la vida a 400 cerdos, que fallecieron asfixiados tras un corte de luz en un criadero modelo de Paraje Santa Ana, en el distrito rural de la Ciudad de Avellaneda. El hecho sucedió el último domingo pero trascendió en las últimas horas.

En diálogo con Reconquista Hoy, Guillermo González Davies hijo, uno de los dueños de Cerdos Santa Ana S.A. contó que los animales perdieron la vida “por un error de un empleado que fue despedido”.

Los chanchos estaba a 20 días de ir a faena, de 100 kg. promedio, lo que estimó una pérdida de $1.500.000.

El empresario esbozó que los animales están habitualmente criados en un ambiente cerrado con cortinas y ambientación de 26°C, todo controlado mediante computadora, ya que aplican la máxima tecnología.

Lo cierto es que el domingo pasado el encargado del establecimiento, quien vive allí, estaba de franco y quien quedó a cargo cometió lo que el empresario calificó como “un error”.

González Davies hijo manifestó que el hombre está hace aproximadamente un año, pero tiene conocimiento suficiente como para saber qué hacer en caso de corte de energía, como ocurrió el domingo, lo que además estaba anunciado con anticipación.

De hecho, el encargado que estaba de franco y fuera del establecimiento donde vive, tuvo el gesto de llamarlo para recordarle lo que debía hacer y sin embargo no lo hizo.

Al volver la energía al establecimiento, el sujeto “debía levantar la palanca” que devuelve la energía para que retome el control computarizado de temperatura, cosa que no hizo. Sólo levantó las cortinas, pero no activó el control de temperatura, y los animales murieron asfixiados.

Según contó el empresario, esos galpones tienen 100% control de clima, y hasta los techos son especiales, al estilo de las cámaras frigoríficas.






Comentarios