El chico fue abordado por una mujer y su pareja que es prefecto en represalia ante un supuesto caso de grooming. 


Un joven de 24 años que tiene retraso madurativo está inconsciente desde el sábado, cuando fue atacado por una mujer de 33 años y su pareja, un agente de Prefectura, quienes los engañaron y lo citaron en la esquina de Córdoba y Cafferata. La golpiza ocurrió porque los agresores querían vengar el asedio que el chico al parecer realizaba contra una niña de 10 años a través de Instagram.

Quienes se encargaron de exponer el caso fueron los padres del muchacho agredido, quienes defendieron la bondad del joven y están preocupados por la difícil evolución de su salud. La Fiscalía ya tomó estado en el asunto.

“Nos avisaron a las 11 de la noche que nuestro hijo estaba preso en la comisaría 6°. No sabíamos ni dónde quedaba, nunca pisamos una comisaría. Cuando llegamos, nos mandaron al Hospital de EMergencias Clemente Álvarez (HECA), donde nos dijeron que lo habían atendido porque estaba todo golpeado. Al otro día, el domingo al mediodía, nos llama la Policía y nos dice que le dieron el alta, que lo vayamos a buscar a la seccional”, resaltó Marcelino al diario El Ciudadano, sobre lo ocurrido el viernes por la noche.

Lo cierto es que el padre denunció que en la seccional encontraron a su hijo descalzo, con el rostro desfigurado y orinado. “Lo arrastré dos cuadras, desnudo, hasta San Luis y Francia, donde conseguí un taxi y lo llevé a mi casa. Pero al otro día lo trajimos al Carrasco porque no reacciona”, indicó Marcelino, sobre el estado de salud del muchacho.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) mencionó que una mujer de 33 años se hizo pasar por su hija de 10 cuando advirtió que el chico había comentado una foto de la niña en Instagram. Es así que la madre con identidad falsa lo citó en la puerta del boliche Maus Megadisco. La excusa fue la de pagarle por un trabajo publicitario. Cuando el muchacho llegó al convite, Florencia B., tal el nombre de la atacante, junto a su pareja, un prefecto de nombre Fabián G., abordaron al chico y lo golpearon salvajemente, hasta dejarlo inconsciente.

Siempre nos abrazó y nos besó. Nunca fue agresivo. Cuando llego del trabajo me dice «viejo» y se me tira encima. Lo iban a visitar muchos amigos. Si le puso «me gusta» o mandó un mensaje a esa nena no lo sé. Pero esa mujer que lo citó en el boliche porque dicen que su novio trabaja ahí tendría que haberlo denunciado si pensó algo malo”, explicó Marcelino a El Ciudadano.

El chico, que habitualmente se atiende en el Hospital Psiquiátrico “Agudo Ávila”, tiene pérdida de conocimiento producto del fuerte traumatismo de cráneo recibido. “Está desfigurado”, mencionó el padre de la víctima.






Comentarios