El hombre de 42 años había sido detenido luego de una pelea en un departamento de la zona sur.


El Ministerio Público de la Acusación (MPA) confirmó este lunes la liberación de un hombre de 42 años imputado por usurpar una vivienda del barrio Latinoamérica previo a una gresca en la que agredió a uno de los policías intervinientes.

Fuentes judiciales informaron que el fiscal Guillermo Apanowicz había pedido dejar en prisión preventiva al sospechoso, aunque la jueza María Trinidad Chiabrera se inclinó por fijar algunas reglas de conducta y le prohibió acercarse a las víctimas tras el episodio en Amenábar al 2600.

Luego de la audiencia que se llevó a cabo en el Centro de Justicia Penal, Martín Gómez seguirá bajo la mira de la Justicia para esclarecer su participación en torno a la denuncia radicada por la dueña de un departamento del Fonavi ubicado en la zona sur.

El caso que trascendió este fin de semana tuvo lugar minutos antes de las 15 del sábado, cuando agentes de la Policía de Acción Táctica (PAT) llegaron hasta el lugar mientras realizaban horas extra y encontraron la abertura principal barreteada. La mujer de 39 años que allí vivía señaló que uno de los usurpadores la había amenazado con un arma de fuego.

Dentro de la propiedad se produjo entonces una gresca entre los sospechosos y otro grupo de personas que trataba de echarlos, entre quienes se contaba el hijo de la víctima, de 24 años, quien se interpuso delante de los agresores pateando la puerta. Según las actuaciones recogidas por voceros de la Unidad Regional II, Gómez estaba entre quienes trataron de desplazar a los dueños y fue reducido después de pegarle a un policía con un martillo.




Comentarios