Maxi tiene que responder en los próximos días si regresa a mitad de año o en diciembre al club.


Maxi Rodríguez terminará su carrera en Newell’s, pero se debate entre regresar en junio o en diciembre. La Lepra lo necesita cuanto antes, sobre todo a partir de que con la compra de Luis Leal, tendrá poco dinero en caja para adquirir jugadores de jerarquía, tal como solicitó el técnico Omar De Felippe.

Un delantero que acompañe a Leal y pueda ser alternativa suya había sido un pedido del entrenador en la reunión que mantuvo con la dirigencia. Pero no uno más, sino alguien de experiencia, que marque diferencias respecto a los chicos a los que hay que seguir acompañando para que crezcan y no taparlos.

Maxi cumple con todos los requisitos, y además es del club, adora la rojinegra y su llegada podría cumplir con el pedido del juez Bellizia de no superar ciertos parámetros económicos. La Fiera quiere hacerlo para cumplir el sueño de jugar junto a sus primos Alexis y Denis Rodríguez.

Alexis, Maxi y Denis Rodríguez

Precisamente días atrás se encontró con el primero de ellos, quien le obsequió su camiseta y a cambio se llevó una de Peñarol con la 11.

El principal escollo para el sí es que Maxi todavía está dolido por la salida de Newell’s hace un año, y teme que un regreso en este momento signifique volver a cargar con la mochila que alguna vez se puso al hombro, hasta dejarlo exhausto.

La dirigencia sabe de esto, y por eso quien comanda el operativo regreso es Cristian D’Amico, alguien mucho más cercano al ex capitán que el presidente Eduardo Bermúdez.

Una respuesta positiva sería una gran alegría para el pueblo leproso que recuperaría a un ídolo, y también para la golpeada comisión directiva, que enmendaría un gran error al empujarlo a irse la última vez. Pero si el crack dice que no, por ahora no asoma un plan B.






Comentarios