Se invirtieron 10 millones de pesos en el mejoramiento del edificio y la adquisición de nuevo equipamiento.


El ministro de Salud provincial, Miguel González, recorrió este jueves el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria donde se invirtieron cerca de 10 millones de pesos en obras de mejoramiento y en la adquisición de nuevos equipamientos.

Acompañado por integrantes de su gabinete, González sostuvo que “el Estado juega el rol decisivo de garantizar la salud de todos los santafesinos” y destacó que las obras en la guardia médica “se encuentran avanzadas y permitirán brindar una mejor respuesta en el servicio”, precisando que abarca el área “dedicada a las atenciones cotidianas que se realizan en ese espacio de guardia general, como aquella que requiera del aislamiento de pacientes”.

Del total de la inversión, tres millones corresponden a las obras de ampliación y modernización de las áreas de aislamiento de pacientes –en guardia médica– y camas dedicadas en el contexto de Salud Mental en la guardia externa con nuevos sanitarios, y en la de cuidados progresivos del efector.

Además, que se reorganizará la guardia para permitir una mejora en el acceso, para lo cual se dispondrá de un ingreso exclusivo de ambulancias para los casos de emergencias y urgencias médicas y otro destinado a las personas que requieran consultas generales.

En cuanto al equipo médico, se incorporó al servicio de cirugía un broncoscopio rígido; un arco en C; dos torres de cirugía y caja de cirugía, insuflador y agujas veress; y un sistema de ósmosis portátil para las máquinas.

Por su parte, el servicio de anestesia recibió una mesa de anestesia y un vaporizador en tanto que se dispuso de mesa quirúrgica con dos monitores multiparamétricos; dos respiradores y otros monitores multiparamétricos, para el área de unidad de terapia intensiva y cirugía respectivamente.

El servicio de diagnóstico por imágenes incorporó una plaqueta resonador, mientras que para el de neurocirugía se adquirieron nuevas cajas de instrumental neuroquirúrgico.

De igual modo, se sumaron una compresora de aire por lóbulos libre de aceite; un cardio-desfribrilador para ser utilizado en la guardia médica, un electrocardiógrafo para el servicio de clínica médica, paneles de poliductos para gases medicinales y dos bombas de infusión a jeringa para el servicio de neonatología.


En esta nota:

Salud en Santa Fe


Comentarios