Su ex pareja y la encargada de cobrar los "pases" en el hotel también fueron sentenciadas. 


Juan “Indio Blanco” Cabrera fue condenado a cuatro años y seis meses de prisión por los delitos de facilitamiento y explotación económica de la prostitución de mujeres adultas. También fueron sentenciadas su ex pareja y la encargada de cobrar los “pases” en el hotel.

Quien supo ser referente de la noche rosarina fue detenido en mayo de 2013 durante los allanamientos, ordenados por la entonces jueza Alejandra Rodenas, a La Rosa Sexy Bar y el hotel contiguo, ubicados en Callao 123 y 125 bis.

Durante el procedimiento realizado aquella madrugada trabajaban 19 mujeres. Cabrera intentó despegarse de la acusación diciendo que éstas trabajaban “en forma independiente” y que él solo cobraba las bebidas a los clientes y la tarifa del hotel.

Los allanamientos en La Rosa y el hotel contiguo se realizaron en mayo del 2013.

Yo no exploto a las mujeres, tengo un negocio que está habilitado”, mencionó en la declaración indagatoria.

Aseguró, además, que les prestaba asistencia médica a las chicas y les proveía profilácticos, aunque aclaró que eran para colocarlos en los aparatos que se usaban para los shows. “Mi parte posesiva con ellas no es de fiolo”, dijo.

En su fallo el juez Edgardo Fertitta expresó que “hay relatos coincidentes de que las alternadoras cobraban el total del pago por bailes en el salón; mientras que de las copas y los servicios sexuales, recibían el 50 por ciento“.

Y se preguntó: “Habla de que tiene contratado un estudio bioquímico para hacer análisis a las chicas (trabajadoras sexuales), pero omite explicar en qué contexto se requiere análisis y libreta sanitaria para cumplir servicio de baile y copas. ¿Cortesía de la casa?“.

Ante esta evidencia, se condenó al “Indio Blanco” a la pena de cuatro años y seis meses, mientras que su ex mujer Mariela Alejandra Otta, sindicada como la encargada del lugar, deberá purgar cuatro años de prisión al igual que la Mariela Laura Durán, conocida como la Gringa , encargada de cobrar los “pases” en el hotel. El fallo no está firme, por lo que los acusados siguen en libertad.






Comentarios