Ezequiel Fernández fue acribillado junto a otras dos personas y era buscado por un secuestro extorsivo.


El Ministerio Público de la Acusación (MPA) confirmó este lunes el inicio de la investigación sobre la muerte de tres personas halladas dentro de un automóvil en Granadero Baigorria en el marco de un supuesto triple crimen.

Voceros judiciales señalaron que las víctimas aún no habían sido identificadas y presentaban múltiples heridas de arma de fuego y se esperaba el resultado de las primeras medidas tomadas por parte de la Unidad de Homicidios Dolosos y los agentes de la Comisaría 24°.

El caso quedó en manos del fiscal Florentino Malaponte, quien desde el jueves comenzó a trabajar sobre seis asesinatos diferentes cometidos en Rosario y la región. De hecho, el episodio trascendió minutos después de que el funcionario se retirara de los Tribunales provinciales, donde imputó por femicidio a un joven de 22 años que apuñaló a su pareja en el barrio 7 de Septiembre.

Vecinos consultados por Canal 3 indicaron que las víctimas se habían mudado al barrio Martín Fierro hace algunos meses y ocupaban una vivienda ubicada detrás de un galpón a la cual se accede por un pasillo. Malaponte aclaró en forma preliminar que sólo uno de los fallecidos estaba radicado en la zona y consideró como una de las hipótesis la de “un crimen por encargo”, ya que en el lugar recolectaron “entre 25 y 30 vainas” servidas de proyectiles. Respecto de la mecánica, apuntó: “Creemos que el auto ya estaba estacionado y se disponían a bajar”.

Fuentes policiales señalaron que el Chevrolet Corsa donde estaban los cadáveres fue encontrado en Liniers al 2000, a pocas cuadras del acceso a la autopista Rosario-Santa Fe y el camino a Ibarlucea por Sylvestre Begnis.

Por la noche, el MPA confirmó que los fallecidos eran Gerardo Abregú, José Horacio “Grasita” Fernández y su hermano Ezequiel “Parásito” Fernández. Este último fue identificado por la Justicia federal como el autor de un secuestro extorsivo que supuestamente planeó a Ariel Máximo “Guille” Cantero, condenado la semana pasada como uno de los jefes de “Los Monos”.

Si bien el procesamiento del juez Carlos Vera Barros respecto del presunto líder de la banda quedó sin efecto a principios de año por decisión de la Cámara de Apelaciones, la Fiscalía General presentó un recurso de casación en febrero para continuar investigando al cabecilla de la organización narcocriminal. Mientras tanto, “Parásito” permaneció prófugo hasta ahora y su otro hermano Nahuel Esteban Fernández recibió la falta de mérito por el rapto, aunque quedó involucrado en la causa por la tenencia ilegal de un arma de guerra.




Comentarios