Osella lo quiso traer a mediados de año y no pudo. Ahora el jugador no renovaría con Olimpo y se acerca al Parque a reemplazar a Mateo.


Jacobo Mansilla es el volante que suena fuerte para sumarse a Newell’s, tras el retiro de Diego Mateo. El jugador que hoy está a punto quedar libre de Olimpo presenta características distintas a Pomelo, ya que si bien tiene marca, se destaca más por la parte creativa.

De hecho se hizo famoso por sus lujos, como el que una vez le tiró a Maros Gelabert cuando jugaba en Quilmes.

Mansilla se inició futbolísticamente en las inferiores de Independiente, pero sólo disputó un partido en Primera y quedó libre. De allí recaló en Club Atlético Brown de Adrogué y luego pasó a Defensores de Belgrano de la Primera B Metropolitana.

Un año después pegó el salto a la B Nacional jugando para Quilmes. Allí tuvo un destacado paso ayudando a conseguir el ascenso a Primera. Posteriormente pasó a Colón, donde disputó 34 partidos y anotó un gol.

En el sabalero coincidió con Diego Osella en 2014, pero a final de campeonato Walter Perazzo se lo llevó a Olimpo. Allí coincidió con los actuales leprosos Néstor Moiraghi, Joel Amoroso y Juan Ignacio Sills, a quienes más tarde se sumaría el propio Osella.

El entrenador utilizó a Mansilla mayoritariamente de volante izquierdo, pero siempre destacó su versatilidad, ya que pudo probarlo de interior, carrilero y doble cinco.

Osella quiso traerlo antes del inicio del torneo, pero no se pudo. Ahora, con la salida de Mateo, las puertas están más que abiertas. El jugador no renovó su contrato con el club bahiense, por lo que podría llegar sin costo al Parque.


En esta nota:

Newell's Old Boys


Comentarios