El proyecto es impulsado por el concejal Gabriel Chumpitaz, quien pidió poner un cartel advirtiendo a los consumidores sobre estas maniobras. 


El concejal de Cambiemos Gabriel Chumpitaz presentó un proyecto para prevenir el robo de tarjetas en los cajeros automáticos.

“Actualmente, estas estafas son recurrentes en la ciudad, por lo que nos parece importante advertir a todos los rosarinos sobre la modalidad que utilizan los delincuentes, de manera de brindar la mayor seguridad a la hora de realizar cualquier operación bancarizada”, expresó el edil.

Cabe señalar que, según un informe de la empresa Prisma (administradora de la Red Banelco), a julio de 2017 había en Rosario 260 tarjetas clonadas y 1.260 operaciones de fraude investigadas. Además, de acuerdo con el proyecto de Chumpitaz, la Justicia estimó que el desfalco con esta modalidad supera los 4,5 millones de pesos en el año.

Por este motivo, la iniciativa contempla que dentro de cada sector de cajeros automáticos de la ciudad se coloque de forma visible y a una distancia no mayor a un metro de distancia el siguiente cartel: “Sr. Consumidor, preste atención previo a introducir su tarjeta observando que el teclado no se mueva y que el lector se encuentre vacío de otros contenidos. Asimismo, por cuestiones de su seguridad, tape con una mano el teclado cuando se introduce el PIN o número secreto”.

El concejal detalló en su proyecto, además, cómo operan los estafadores que se dedican al skimming: primero, colocan en la boquilla donde se inserta el plástico un pequeño dispositivo (skimmer) que lee la banda magnética de las tarjetas y una microcámara de video que se camufla en las paredes del cajero o en el difusor de luz, y que apunta al teclado para grabar el momento en que el usuario introduce el PIN. Luego, esos datos son bajados a una computadora y con una máquina codificadora generan bandas magnéticas mellizas en tarjetas vírgenes con las que realizan operación en cajeros, compras en negocios o en internet.

Según explicó el edil, los delincuentes informáticos buscan cajeros con mucho tráfico de clientes y dejan los dispositivos colocados no más de una hora. Con cada una de estas acciones se estima que captan los datos de unos 50 usuarios.

“La inseguridad es una de las mayores preocupaciones de los rosarinos. Se está trabajando fuertemente en conjunto con Nación y Provincia para prevenirla en todas sus modalidades y creemos que este proyecto de ordenanza ayudaría a apuntalar la prevención de este delito informático”, cerró Chumpitaz.


En esta nota:

Sociedad Titulares Robo rosario


Comentarios