Se activó la alarma de robo y los patrulleros rodearon la entidad bancaria pero se habría tratado de una equivocación.


Este jueves por la tarde se activó la alarma de un barco desplegándose un gran operativo policial. Pero al rodear al lugar resultó no ser un robo.

Ocurrió en una sucursal del banco Galicia de Santa Fe. A las 16 los dispositivos de seguridad alertaron sobre la presencia de personas ajenas al lugar. Rápidamente se dirigieron móviles y se rodeó la entidad pare evitar que los delincuentes escaparan. El suceso generó conmoción entre los vecinos del barrio que se vieron sorprendidos por las sirenas y gran cantidad de efectivos.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo hasta que notaron que se trataba de una falsa alarma,o mejor dicho, de un descuido del gerente del banco que no avisó que había contratado a media docena de albañiles para que realizaran una excavación que tenía como finalidad la construcción de una futura playa de estacionamiento.

El oficial a cargo del procedimiento dialogó con el encargado de los obreros que le explicó que el responsable de la obra había viajado a San Miguel del Tucumán, y que ellos estaban cumpliendo con la tarea asignada, según detalló Uno Santa Fe.

Preventivamente, los seis obreros fueron aprehendidos y llevados a la sede de la Comisaría 3ª. Finalmente se confirmó la naturaleza del suceso al contactarse con el gerente del banco que dio crédito a lo expuestos por los trabajadores.




Comentarios