Los magistrados subrogantes seguirán en funciones un año más y el Ejecutivo tiene 30 días para corregir la normativa.


La demorada aplicación de reformas para habilitar el concurso abierto de jueces de Faltas en Rosario dio origen este lunes a dos mensajes del Concejo Municipal para que el Ejecutivo resuelva el conflicto que se inició el mes pasado a partir de la vigencia de magistrados cuyo mandato había vencido.

El primer proyecto de decreto referido a esta cuestión fue presentado por Rodrigo López Molina, de Cambiemos, y el resto del cuerpo acompañó el pedido para que el Estado reglamente la ordenanza que modifica el Código de Faltas acorde a la propuesta aprobada hace tres años y cuyas reformas ni siquiera figuran en el texto al que puede accederse en forma pública.

Además de fijar un plazo de 30 días para el cumplimiento de la Municipalidad, los ediles dispusieron la suspensión de cualquier designación en el Tribunal de Faltas hasta que la cuestión sea resuelta.

De parte del Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS), el concejal Aldo Pedro Poy consiguió la sanción de un decreto para prorrogar por 12 meses el mandato de los jueces de Faltas designados el año pasado mediante el decreto 182/2017. Según los términos dados a conocer este lunes, dicho período comenzará a regir desde el día posterior al vencimiento del plazo original fijado para el último 26 de enero.




Comentarios