La entidad solicitó medidas adicionales para ayudar a los productores por la sequía. 


La Sociedad Rural de Rosario reclamó este lunes al Gobierno que adopte medidas adicionales para que los productores puedan enfrentar las pérdidas provocadas por la sequía.

Entre esas medidas, se propuso adelantar el cronograma de reducción de las retenciones a la soja, que se ubican actualmente en 28,5 por ciento, y suprimir el pago de anticipos por el impuesto a las Ganancias de 2018.

“Es mucha la inversión que se necesita para encarar la nueva campaña. No pedimos que el Estado resigne nada, pedimos sólo un alivio“, indicó la entidad ruralista en un comunicado, en el que reafirma que las medidas propuestas “no tienen costo fiscal para el Gobierno Nacional, sólo algo de costo financiero”.

Frente a la gravedad de la sequía, que según las últimas estimaciones privadas ya arrasó con 25 millones de toneladas de soja y maíz, la Sociedad Rural de Rosario propuso en primer lugar a las autoridades que definan “un adelanto de los descuentos del 0,5 por ciento mensual de la retención de soja del 2018 al momento de la cosecha, para mejorar en algo el precio así el productor no podrá retener sus ventas y perder esa quita mensual”.

Este medida posibilitaría que, al momento de vender su soja, al productor se le descuente sólo 24 por ciento en concepto de retenciones, ya que ese debería ser el nivel del tributo a fines de 2018.

Desde enero pasado, los derechos de exportación a la soja vienen reduciéndose medio punto porcentual por mes, y durante marzo se ubican en 28,5 por ciento.

Los ruralistas rosarinos, en el epicentro de la región núcleo agrícola, también pidieron “suprimir el pago de anticipos del impuesto a las Ganancias del 2018″.

Entre otras sugerencias para paliar los efectos de la sequía y permitir a los productores encarar la nueva campaña 2018/19, la entidad además sugirió al Gobierno que “implemente con rapidez el otorgamiento de las financiaciones y refinanciaciones que hoy en día están vigentes en el Banco Nación”, así como “obtener de los bancos privados mayores plazos en la prórroga de vencimientos bancarios o nuevos créditos, acordes con los ciclos agrícolas, además de flexibilidad en la ampliación de márgenes”.

“Desde la SRR sabemos que el campo es una actividad de riesgo donde se puede perder. También creemos que no debemos tener privilegios ni pedir subsidios por encima de otros sectores empresariales. Pero también debemos recordar que tenemos una retención muy injusta sobre el precio de venta de la soja”, se indicó en el comunicado.




Comentarios