El uniformado respondió al pedido de ayuda de un joven de 23 años, cuyo pequeño hijo se había desvanecido.


Dos agentes del Comando Radioeléctrico le salvaron la vida a un bebé de un año que se había asfixiado este lunes por la noche y era trasladado por sus padres a bordo de un automóvil en la zona oeste de la ciudad.

Fuentes de las fuerzas de seguridad relataron que la policía intervino ante el desgarrador pedido de ayuda de un joven de 23 años en Avellaneda y Garay, donde se encontraba con su pareja a bordo de un Renault 19,

“Por favor, ayúdenme que se me muere el nene”, les dijo el muchacho. Cuando se acercaron al vehículo, comprobaron que el niño estaba inconsciente, por lo que uno de ellos comenzó a practicarle primeros auxilios y consiguió reanimar al menor, el cual reaccionó y empezó a llorar.

Ante la mejoría en el estado de salud, Santiago fue trasladado antes de las 21 al Hospital de Niños Víctor J. Vilela, donde informaron que se encontraba fuera de peligro.

Poco después, los padres contaron que el bebé se había atragantado mientras los tres estaban cenando, por lo que salieron desesperados hacia el centro de salud y en el camino se cruzaron con el patrullero.





Comentarios