El juez de primera instancia del Tribunal Colegiado de Familia Nº 5 de Rosario aseguró que en la mayoría de los casos los conflictos comienzan por problemas menores.


En los últimos diez años se triplicaron las demandas por violencia familiar y de acuerdo al juez del Tribunal Colegiado de Familia Nº 5 de Rosario en su mayoría el inicio del conflicto se debe a problemas menores.

Según trascendió, desde la reglamentación de la ley de violencia familiar en la provincia se multiplicaron los casos judicializados. En Rosario, durante el 2016 se contabilizaron 5400 denuncias en los cuatro tribunales de Familia.

El magistrado Marcelo Molina sostuvo que es llamativa la cantidad de casos que ingresan por cuestiones que antes se resolvían en la mesa familiar.

“Esta es una sociedad con una raíz de violencia que no es novedosa”, expresó el juez. Otro de los factores que influyeron en la creciente cantidad de demandas sería la mayor conciencia que existe sobre el tema, plasmado en las recientes marchas realizadas en la región.

Por último, destacó que son cada vez más frecuentes las demandas por obstaculización de contacto, cuando uno de los progenitores no puede ver a su hijo.




Comentarios