Las hallaron tras detener a un joven que estaba agrediendo a su padre en Seguí al 3900.


Una pelea familiar entre padre e hijo que implicó una intervención policial desencadenó el secuestro de indumentaria perteneciente a la fuerza santafesina.

Según el reporte de la policía, al momento de intentar detener al hijo, este se resistió y amenazó a los agentes con un arma blanca.

Una vez reducido, fue su padre el que reportó a los efectivos que su hijo podía tener armas en su poder debido a su actividad como custodio de una farmacia y un almacén.

En la habitación del detenidos, el personal policial terminaron encontrando las ropas de la fuerza, además de 33 proyectiles calibre 9 milímetros, una picana en forma de teléfono celular y una cuchilla de fabricación casera.


En esta nota:

Policiales


Comentarios