La cesárea de la paciente sordomuda fue reprogramada porque no estaba el anestesista y perdió a su bebé.


El Hospital de Vera tiene una nueva autoridad a cargo luego de la muerte de un bebé por nacer cuando se reprogramó una cesárea porque faltaba el personal necesario para la intervención.

El hecho ocurrió el pasado 14 de noviembre, cuando Maia Blanco, una paciente sordomuda, asistió al efector público para someterse a una cesárea que estaba programada para ese día. Pero al llegar al lugar fue reprogramada la operación porque no estaba el anestesista y perdió a su bebé.

En reemplazo de Eduardo Buyatti, a partir de este martes estará a cargo del nosocomio la doctora Paola Zapata.

Son ciclos que culminan y otros que se inician, con el firme objetivo de garantizar el derecho a la salud y las mejores condiciones sanitarias“, indicó Stettler.




Comentarios