Fueron los sicarios de empresarios que atacaban a sus competidores.


Este viernes la Justicia condenó a los dos acusados de matar al policía Carlos Dolce y amenazar a un médico para que no abriera una nueva farmacia.

Los jueces de Edgardo Fertitta, María Isabel Mas Varela y Marisol Usandizaga resolvieron sentenciar a Pablo Peralta y Matías Núñez a prisión perpetua por los delitos de homicidio triplemente calificado por alevosía, al víctima miembro de una fuerza policial y al ser cometido para ocultar otro delito. También por robo calificado y amenazas calificadas contra el médico y empresario farmacéutico Omar Ulloa, abuso de armas y portación de arma de guerra sin la debida autorización.

El hecho ocurrió en 2013 cuando los dos hombre ingresaron al consultorio médico de Omar Ulloa, que también era dueño de farmacias, le robaron su celular y lo amenazaron para que no abriera otro local comercial.

Cuando escapaban por 3 de Febrero hacia Sarmiento apareció el agente Dolce, que hacía un servicio de custodia en los comercios de la cuadra, e intentó detenerlos. Uno de los maleantes se arrodilló, se abrió la camisa y se entregó sin más. Su cómplice pareció hacer lo mismo, pero mientras se agachaba sacó un arma que llevaba en la cintura y ejecutó al policía.

Peralta también recibió 37 años por la tentativa de homicidio calificado por alevosía agravado por el uso de armas en perjuicio del abogado Alberto Tortajada quien era representante de la farmacéutica Celia Lingua y portación de arma de guerra.






Comentarios