Tuvo que cerrar el puesto en Cuatro Esquinas y ahora trabaja en la zona de islas del Paraná.


Alfredo Farías, el vendedor de tortas asadas que se hizo famoso a partir de una nota con Vía Rosario, cuando le mandó cien pesos a Macri antes de la asunción en 2015, ya no tiene su puesto abierto.

El lugar que fue visitado por el presidente está desmantelado. El hombre hoy reconoce que “los últimos 9 meses fueron los peores de mi vida”. Al parecer, tuvo que abandonar la parrilla que tenía sobre la ruta en el paraje Cuatro Esquinas.

Alfredo Farías tuvo que abandonar su puesto en Cuatro Esquinas. (Archivo)

Decidimos dejar el puesto porque eran muy fuertes las agresiones”, indicó el hombre sobre los insultos y ataques que ´presuntamente recibieron el último año a partir de conocer al presidente.

“Lo más grave es que una mañana nos tiraron cuatro tiros con un arma calíbre 9 milímetros. A mi mujer Mónica en esa ocasión la bala le llegó a cortar el pelo”, expresó Alfredo en contacto con Radio 2.

Alfredo Farías tuvo que abandonar su puesto en Cuatro Esquinas. (Archivo)

Después de que su historia recorriera el país el hombre es claro. “Hoy estoy dispuesto a mandarle cien pesos también a Alberto Fernández. Todos deberíamos hacer lo mismo. Lo único que quiero es que al país le vaya bien”, indicó.

El hombre hoy trabaja los fines de semana en un terreno en las islas entrerrianas frente a Rosario. “Trabajo viernes, sábado y domingo en el parador EL Pimpollal”, reveló Alfredo.





Comentarios