Martín Degrati había sido investigado junto a su superior por su intervención tras el crimen de Luis Medina.


El secretario de Tecnologías para la Gestión de Santa Fe, Martín Degrati, renunció a su cargo dentro del Gabinete provincial y adujo “razones personales” para abandonar el puesto que había asumido en agosto de 2015 durante los últimos meses de la gestión de Antonio Bonfatti.

Luego de la polémica que generó el escrutinio de las elecciones provinciales y las críticas que lanzó el gobernador electo Miguel Lifschitz al entonces titular del área, Javier Echaniz, Degrati tomó la posta y fue ratificado cuando el ex intendente de Rosario desembarcó en la Casa Gris.

Tanto el funcionario como su antecesor en el cargo habían sido denunciados ante la Justicia penal rosarina por su intervención a fines de 2013. En aquel entonces, ambos quedaron bajo sospecha por revisar la computadora portátil del presunto narcotraficante Luis Medina, asesinado junto a su pareja.  La acusación, sin embargo, fue desestimada a fines de 2015.

Más allá de estos antecedentes, desde el Ejecutivo no trascendió una cuestión puntual que justificar su alejamiento y se limitaron a deslizar que tal vez no se sentía cómodo con el actual equipo de gobierno.






Comentarios