La víctima de 71 años estaba juntando dinero para viajar a Europa para ver por última vez a su hijo.


Una mujer de 71 se quebró al contar la triste situación por la que atraviesa. Al dolor de haber sido robada se le suma que el culpable sería su nieto.

Tras la muerte de su marido, Ana abrió una caja de seguridad en el Banco Municipal y como le pedían que haya un co-titular acudió a su nieto.

“Yo tenía las dos llaves de la caja. Pero me accidenté y me llevaron a su casa. Ahí aprovecharon para sacarme la llave. Cuando fui al banco no tenía nada“, contó Ana en diálogo con El Tres.

“Esa plata era para viajar a Italia y dársela a mis nietas. Quería darle un último abrazo a mi hijo porque ya estoy grande“, agregó.

Ana reveló que “está todo grabado en el banco” y que trató de “hacer un arreglo” con su nieto para que le devuelva al menos parte del dinero y algunas alhajas que tenía en la caja de seguridad pero este “no acepta”.

“Gano la mínima y entre el gasto de medicamentos, no me queda nada. Hacía manualidades pero ahora tengo artrosis”, contó apenada.

Me asisten mis vecinos, me dan comida, me hacen los mandados y me acompañan al médico, pero me da vergüenza”, agregó la mujer.

Su abogada, Sara Marcos, detalló que la denuncia fue radicada el 2 de julio pero “no hay ningún fiscal interviniendo por el momento”. El temor de ambas es que los autores del robo dejen la Argentina.

Nos enteramos que están haciendo una visa para salir del país. Por eso decidimos hacerlo público“, cerró la profesional.






Comentarios