El hombre está denunciado por obligar a su familia a mantenerlo, amenazarlos y humillarlos. Incluso vendió la cama de uno de los chicos y lo dejó durmiendo en el piso.


Un aberrante caso se registró en Santa Fe, donde a un hombre acusado de abusar sexualmente de su mujer, golpear salvajemente a sus seis hijos, y obligarlos a trabajar para que lo mantengan, se le concedió la libertad con alternativa a prisión preventiva, según resolvió el juez penal Héctor Candioti.

La investigación se inició la semana pasada en San Javier, luego de que la mujer denunciara al padre de sus hijos a través de una carta que una de las niñas hizo llegar al Centro Intregrador Comunitario.

Allí relató que el hombre acostumbraba a tener relaciones sexuales con ella delante de sus hijos y sin su consentimiento, y la amenazaba y golpeaba desde hacía tres años. Cuando iban en lancha –el acusado es pescador- le impedía levantar la vista, y si lo hacía, la arrojaba al agua sabiendo que ella no sabía nadar.

“La mujer estaba reducida a la servidumbre, y a los hijos los hacía trabajar. Hasta que no juntaban 30 docenas de cascarudos -para pescar- no los dejaba volver a la casa, y si lo hacían, los golpeaba”, indicó en la audiencia Martín Risso Patrón, que representa a la familia víctima, y consignó El Litoral.

No conforme con ello, el agresor vendió una de las cuatro cuchetas con su colchón y cobijas que había recibido del Gobierno nacional y era usada por uno de sus hijos. De esta forma, lo obligó a dormir en el piso. “Cuando la mujer se lo reclamó, la golpeó en las costillas y le prendió fuego el cabello”, indicaron desde el Ministerio Público de Acusación.

La Fiscalía pidió la prisión preventiva, pero para el juez no había suficientes razones como para que el individuo permanezca detenido y decidió liberarlo. El abogado dijo que próximamente se constituirá en querellante.




Comentarios