La joven permanecía en coma y con pronóstico reservado tras ser internada este fin de semana en el Heca.


A casi 72 horas del preocupante incidente que dejó una mujer en coma luego de ser trasladada a la Comisaría 7° por agentes policiales, voceros judiciales confirmaron este lunes que la joven de 27 años había estado “molestando a los clientes del bar” ubicado en la esquina de la cuadra donde se ubica la seccional.

De acuerdo a los testigos entrevistados por el fiscal de Investigación y Juicio, Fernando Rodrigo, Paola R. estaba alcoholizada el último viernes a las 22.50 y “pudo haber ingerido alguna sustancia” antes de la discusión que motivó la intervención de los uniformados.

Ante las denuncias por las irregularidades en el cuidado de la muchacha, voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA) informaron que el personal de la fuerza llamó al Sies (Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias) para que la atendiera. De acuerdo a la versión oficial, los efectivos la encontraron luego “en un cuarto de la dependencia donde la habían alojado, golpeando su cabeza en reiteradas oportunidades contra la pared“.

Mientras Rodrigo entrevistaba a los familiares de la víctima, la fiscal de Violencia Institucional, Karina Bartocci, dispuso medidas para corroborar el relato policial y pidió exámenes médicos para evaluar las lesiones y sus posibles causas. En el caso también interviene la Dirección de Asuntos Internos de la Policía de Santa Fe.






Comentarios