Uno de los delincuentes más conocidos de la ciudad por sus fechorías de juventud y sus causas por droga en complicidad con ex jefes policiales, fue detenido el viernes y este lunes fue pasado a la cárcel de Río Cuarto. Se trata de Maximo Arreyes, de 53 años, acusado de contrabando agravado al hallarse en […]


Uno de los delincuentes más conocidos de la ciudad por sus fechorías de juventud y sus causas por droga en complicidad con ex jefes policiales, fue detenido el viernes y este lunes fue pasado a la cárcel de Río Cuarto.

Se trata de Maximo Arreyes, de 53 años, acusado de contrabando agravado al hallarse en la pileta de su casa quinta, tapada con una lona, una gran cantidad de prendas de vestir de primera marca por un valor que superaría los diez millones de pesos. 

La mercadería carecería de documentación y habría sido introducida  desde Bolivia. Hay otros tres detenidos por el hecho y fueron secuestrados en el lugar un camión térmico cargado también con ropa, dinero en efectivo  y un arma de guerra. El caso está a cargo del juez federal Carlos Ochoa.




Comentarios