Fue detenido ayer junto a dos cómplices en la zona sur de la ciudad


La historia comienza cuando una joven de 24 años compró una Honda Titán 125cc. en uno de los sitios de compra venta en las redes sociales. La idea de la joven, era cambiarla por una moto de menor cilindrada y recibir dinero a cambio.

A través de Facebook, se contactó con un interesado que acordó entregarle por la Titán, una motocicleta tipo 110 cm3 más la suma de $3.000 pesos. Coordinaron realizar la transacción en el Parque Urbano Tiro Federal, ubicado en la zona sur de Resistencia. Esto ocurrió el último miércoles a las 21 horas aproximadamente.

La joven, junto con un primo de 17 años y una tía de 31, fueron al lugar estipulado y se encontraron con una pareja. El tema, es que unos instantes después, aparecieron dos hombres vestidos de civil, que se identificaron como policías de la División Investigaciones y les exigieron la entrega de la Honda Titán, aduciendo que había sido robada a la pareja.

Es decir, que aducían que la pareja había hecho la denuncia, para recuperar la motocicleta. Ante el desconcierto de la propietaria, los supuestos policías los amenazaron con detenerlos si no acataban la orden.

En las dos motocicletas llegaron los extorsionadores.

Lo que levantó sospechas por parte de la joven fue que los “policías” plantearon, que la única manera de recuperar la moto era mediante la entrega de $30.000 pesos.

Sin posibilidad de resistirse, optaron por dejar la moto y abandonar el lugar. Al día siguiente la joven recibió una gran cantidad de mensajes para acordar la entrega del dinero, hasta que, a pesar de no contar con él mismo, decidió pactar un lugar para el pago del “rescate” y recuperar la moto.

Los supuestos agentes la citaron en la calle 15, a metros de la avenida Castelli, frente al Paseo Sur. La hora acordada primeramente fue a las 18, pero postergaron el encuentro, corriendo el horario varias veces hasta que finalmente se realizó a las 21.30.

Confirmados el lugar y la hora, la damnificada acudió a la Policía, realizó la denuncia y se montó un operativo cerrojo que derivó en la detención de un hombre de 22 años y una mujer de 19. Ellos son los que llegaron a bordo de la Honda Titán en cuestión y de una Yamaha FZ.

Mientras se realizaban las detenciones un Renault 19 escapó del lugar a toda velocidad y a pesar de tener la patente parcialmente cubierta con un trapo, fue identificado.

El agente del COM se encuentra detenido.

Poco después, en pleno operativo, se presentó un efectivo del Cuerpo de Operaciones Motorizadas (COM) reclamando la entrega de la Yamaha, con documentación demostrando que es de su propiedad.

La joven damnificada junto su tía se hicieron presentes y reconocieron a la pareja como los “compradores”. En tanto que al agente, que reclamaba le devuelvan la motocicleta, lo reconocieron como uno de los policías que le había secuestrado la motocicleta. Aún se encuentra prófugo el otro implicado, quien se cree huyo en el automóvil.





Comentarios