El Defensor del Pueblo Gustavo Corregido presentó un recurso de amparo que derivó en una medida cautelar innovativa, emitida por el Juzgado Civil y Comercial N°21 que ordena a la Subsecretaria de Recursos Naturales de la Provincia, detener cualquier autorización de desmontes en las zonas amarillas.


La Defensoría del Pueblo se hizo eco de los reclamos que se vienen realizando en distintas partes de la provincia. El último y con más repercusión fue el que llevó a cabo Greenpeace y fue una actuación del funeral de un Jaguareté (en vías de extinción) en plena puerta de Casa de Gobierno, en Resistencia. Tal fue el impacto que se generó, que realizaron una presentación formal para investigar la situación que atraviesa el Impenetrable chaqueño.

La acción de amparo es para que se realice una investigación detallada de la situación y mientras tanto se prohíban cualquier tipo de desmonte autorizado. Aunque según la ONG que vela por los cambios climáticos en el planeta, el verdadero flagelo pasa por los desmontes ilegales. Así mismo aseguraron que el decreto provincial 298/19 firmado por el gobernador Domingo Peppo no sirvió de mucho, ya que según informaron se han desmontado más de 100 mil hectáreas de las cuales 55 mil eran zona amarilla que estan protegidas por la Ley Nacional de Bosques, es decir tenían prohibición de desmonte.

Imagen Satelital de un desmonte.

Cabe destacar que según la Ley de Bosques la zona amarilla –Categoría II- pueden tener solo los siguientes usos: “aprovechamiento sostenible, turismo, recolección e investigación científica”. También reclamaron por los últimos 20 Jaguaretés que quedan en el Impenetrable Chaqueño. Recordando que solo hay 250 ejemplares de este felino autóctono en todo el país.

Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de bosques, sostuvo: “Los desmontes están arrasando con el yaguareté y con nuestro monte. Las inundaciones que están azotando la provincia en los últimos meses son más graves por la destrucción de nuestros bosques nativos. En Chaco, cuando decimos emergencia hídrica, nos referimos también a emergencia forestal”.

Greenpeace también instó al gobierno a tomar cartas en el asunto e iniciar un plan de reforestación a la par de generar mecanismos de control para detener los desmontes ilegales.






Comentarios