Dura crítica recibió la concesionaria Caminos del Paraná que no custodió el material, el cual terminó siendo saqueado por lugareños.


La madrugada del viernes trajo como primera información de relieve el corte total en el tránsito en el Puente Interprovincial entre Chaco y Corrientes, oficialmente llamado “General Belgrano”, a causa de un siniestro vial en el cual estaban involucrados cuatro vehículos. Uno de ellos fue un camión con su acoplado cargado de tirantes de madera. La situación generó que el tránsito entre ambas capitales provinciales estuviera interrumpido durante 4 horas, reanudándose cerca de las 8,30 y habiendo generado una lógica “caravana” de vehículos esperando de un lado y del otro del lugar del incidente.

Arduo trabajo .para despejar el Puente Chaco – Corrientes

El choque en cadena sucedió a poco menos de 400 metros del acceso al Barrio “San Pedro Pescador”, en territorio chaqueño. La falta de equipos adecuados para atender este tipo de situaciones, como una grúa por ejemplo, hizo que la concesionaria de ese tramo de la Ruta, “Caminos del Paraná” recibiera el repudio generlizado por el tiempo que demoró en despejar la calzada para el paso vehicular. Ni siquiera la cercanía de la estación de peaje (ubicada a poco más de un kilómetro del lugar del choque) permitió un trabajo eficiente.

Uno de los cuatro vehiculos que chocaron en cadena cerca de las 4,30 AM.

De tal manera que con el correr de las horas, las personas que habitualmente cruzan el viaducto para cumplir con su trabajo, o por razones de estudios universitarios fueron viviendo momentos de bronca, ansiedad y hartazgo. Hasta que a cuatro horas del siniestro, lentamente se pudo circular por el puente interprovincial.

Pero, con el correr de las horas, se pudo apreciar que la concesionaria del peaje no sólo fue ineficiente para despejar la ruta, sino que además no pudo garantizar la seguridad de los vehículos siniestrados. El principal afectado fue el camión con acoplado que llevaba una gran cantidad de tirantes de maderas, que terminó perdiendo la carga en mano de lugareños que vieron la oportunidad de “hacerse” de costosas maderas y utilizaron carretillas y otros vehículos para desvalijar al camión. La gran mayoría se llevó vigas y postes que habían quedado en la banquina. Algunos automovilistas utilizaron sus teléfonos celulares para dejar registrado este episodio, y denunciando de qué manera este siniestro vial volvió a mostrar que es prácticamente nulo el servicio que la concesionaria da a la comunidad, pese a cobrar cifras abultadas de peaje.

Cualquier vehiculo fue útil, para llevarse la madera tirada.






Comentarios