Escándalo en el Concejo Municipal de Rafaela: posteo y ¿un cargo que cuelga de un hilo?

Germán Bottero y Franco Bertolín
Germán Bottero y Franco Bertolín Foto: @concejomunicipalderafaela

El Cuerpo Legislativo iba a sesionar fuera del recinto, por primera vez desde la pandemia. El lugar elegido era el DIAT: hace 10 días, a sólo unos metros, violaron a un niño y hubo una pueblada. Este miércoles el Cuerpo Legislativo suspendió la salida y se desencadenó un revuelo. Franco Bertolín, el secretario del Concejo que dijo en las redes sociales que los ediles eran una “vergüenza”, habló con VíaRafaela. Este jueves, se reúnen a puertas cerradas. Evaluarán alguna sanción.

El Concejo Municipal de Rafaela se sumergió en un escándalo de proporciones en las últimas horas. Es que, desde la mañana de este miércoles, todo se ha tornado muy incierto, luego de que el Secretario del Concejo, Franco Bertolín, se fuera a con alguna puteada al aire -y según versiones, con portazo incluido, aunque él lo desmiente- de la presidencia del Cuerpo Legislativo y publicara en las redes sociales, que ser “era una vergüenza” ser concejal de Rafaela hoy.

Todo comenzó cuando se dio a conocer la decisión del Cuerpo: retomar las sesiones fuera del recinto. Algo que no solo era habitual hasta 2019 -había comenzado con la presidencia de Silvio Bonafede-, sino obligatorio. La llegada de la pandemia hizo que se modificara el Reglamento Interno y se “desobligara” al Concejo a salir al menos tres veces del sexto piso. Quizás esta haya sido la última actividad que faltaba retomar.

Todo se encamina a ser así. El lugar elegido: el DIAT (Dispositivo Integral de Abordaje Territorial) del barrio 2 de abril. A metros de ese lugar, hace 10 días, violaron a un menor entre tres personas. Como consecuencia del hecho, un adolescente quedó internado en Buenos Aires, un mayor quedó detenido en prisión preventiva y se busca a un tercer participante. Y como se fuera poco, hubo una pueblada que terminó con 7 policías heridos, tres manifestantes detenidos y la familia del adolescente tuvo que irse del barrio.

Claramente, no era el mejor de los contextos. Pero la salida ya había sido confirmada a los medios. Lo cierto es que, en una reunión en Presidencia, se decidió suspenderlo. La organización de esta clase de eventos es del Secretario del Concejo. Un cargo político, que es elegido por el voto de todos los concejales, año por año. Hoy, quien ocupa el cargo es Franco Bertolín, un joven radical, mano derecha de Germán Bottero.

La noticia no le cayó nada bien a Bertolín. Según Bien Despiertos, “Bertolín fue notificado por Bottero sobre la decisión adoptada y estalló. Se fue dando un portazo que dejó temblando las oficinas de Presidencia y, además, hubo gritos y palabras subidas de tono en los pasillos. Tanto, que hasta en el quinto piso –separados por una escalera y unos ventanales de vidrio de los pasillos del Concejo Municipal- hubo algunos llamados nerviosos para ver qué sucedía en la sede del Legislativo”.

VíaRafaela consultó a Bertolín sobre el hecho, quien lo minimizó. Si bien reconoció tener un carácter fuerte (”alguna puteada habré soltado”), desmintió el portazo. “Se narran cosas que nunca sucedieron”, agregó. “No hubo una situación tensa ni insultos. Tampoco la chica del DIAT terminó llorando. La llamé para avisarle que se suspendía la sesión y tenían todo armado”, comentó.

Pero quizás el hecho más comprometedor haya pasado en las redes sociales. Allí, el Secretario de fue contundente. “320 lucas por mes y no son capaces de ir a poner los huevos donde deben ponerlos, que vergüenza ser concejal rafaelino hoy”.

El tweet de la polémica, del secretario del Concejo de Rafaela
El tweet de la polémica, del secretario del Concejo de Rafaela Foto: Captura de pantalla

Vale destacar que el tweet fue borrado del timeline. Pero ya varios habían hecho captura de pantalla y se empezó a multiplicar en los celulares.

Lo cierto es que este jueves, habría una reunión en donde se hablaría de este tema. Y, de acuerdo a lo que averiguó VíaRafaela, podría haber una sanción. ¿Bastará un pedido de disculpas? ¿Alcanzará con la justificación de un carácter fuerte y un impulso a la hora de postear en las redes sociales? Puede que si. Lo cierto es que, en dos meses, el cargo de Bertolín -que ocupa desde hace varios años- debe ser renovado.