Carlos Alberto Reutemann falleció este miércoles, a los 79 años. Pero, hace 56 años, recibía el primer apoyo en su carrera como automovilista en Rafaela.

Cuando apenas tenía 23 años, los hermanos Carlos y Américo Grossi le dieron su primer coche de carreras. Era un Fiat 1500 Berlina. Con él, se dirigió hacia La Cumbre, en donde disputó su primera competencia el 30 de mayo de 1965 en la categoría Turismo Mejorado Grupo 2. Terminó sexto. Los hermanos Gorssi no fallaron con su ojo: el 11 de julio de ese mismo año, a bordo del mismo auto, ganó en Villa Carlos Paz. Su primera de muchas victorias. Hasta el final de su trayectoria deportiva, en 1982, disputó 357 carreras de forma oficial.

Más tarde, con un De Tomasso que tenía un motor Fiat 1500; corrió en las 500 Millas Argentina de Rafaela. Terminó 5°.

El 19 de enero de 2015, el destacado periodista Víctor Hugo Fux lo entrevistó para el diario La Opinión. Lo encontró de casualidad: le estaba comprando un vehículo a una de sus hijas, para usarlo en Buenos Aires.

Rafaela me marcó y siempre ocupará un lugar importante en mi vida; hoy, cuando entré a la ciudad me volví a sorprender, como me ocurre en cada oportunidad que vengo, ya sea por cuestiones personales o por algunos temas relacionados con mi gestión política; los rafaelinos, por vivir acá, quizás no tengan una idea bien clara de todo lo que le transmite esta ciudad al visitante; es sinceramente maravillosa y se observa, desde el momento que uno empieza a transitar sus calles, el crecimiento ordenado que ha tenido y que se refleja en una muy buena imagen, que no se ve con frecuencia en otras ciudades similares”, dijo.

“Siempre es bueno tener memoria para recordar los buenos momentos; sinceramente, tengo bien presente todo lo que vivimos con la familia Grossi, con Carlos y con Américo, con los muchachos del equipo, como Antonito Mele, Capella, Panigatti, Navitas, Sincovich, Lencioni y otros nombres que se me pueden escapar; fue una época muy linda y para mí era todo nuevo, tenía apenas 23 años y se me presentaba la oportunidad de correr a nivel nacional; el inicio fue realmente bueno y creo que superamos todas las expectativas con resultados que llegaron, seguramente, antes de lo previsto; siempre me acuerdo de la contención que me brindaron los Grossi, muchas veces, cuando venía a Rafaela, dormía en una pieza al lado del taller, sobre calle 25 de Mayo; no me voy a olvidar jamás de ninguno de esos nombres y de esas caras, porque me marcaron bien fuerte”, agregó.

Reutemann solía aparecer sin avisar. Como gobernador, siempre estuvo presente en las diferentes ediciones de la ExpoRural. Su vínculo con el campo y “los fierros”, hacía que su relación con la ciudad fuera muy estrecha.