Se presentó como un cazador de talentos para varios clubes y les cobró $ 3.000 a cada uno y desapareció de Posadas.


Unos 50 futbolistas de entre 14 y 19 años fueron engañados por un falso cazatalentos que les cobró $ 3.000 para realizar una supuesta prueba en el Club Newell’s Old Boys de Rosario. Los citó en un hotel de la Costanera de Posadas donde estaba alojado, pero a la hora fijada para la partida ya se había marchado llevándose alrededor de 150.000 pesos de los ilusionados jugadores de fútbol.

El buscador de talentos se presentó como Iván Amayo y en la tarde de este jueves admitió la estafa en un grupo de WhatsApp formado por los candidatos. Les relató que había realizado la maniobra porque su madre padece cáncer y debía ayudarla. Los padres realizaron la denuncia, según informó MisionesOnline.

Desilusión y confusión de los Jugadores estafados en Misiones. (MisionesOnline)

Los padres de los chicos engañados por Amayo explicaron hoy que el falso buscador de excelencia en jugadores también ofrecía pruebas en Central. Ariel, uno de los papás, dijo en Radio Libertad que también se presentó como promotor “canalla”, con total descaro.

La convocatoria fue realizada a través de Facebook con el título de “Pruebas de jugadores Posadas”. Allí invitaba a delanteros, volantes y defensores categoría 2000 a 20005 que quisieran probarse y, en caso de ser elegidos, vivir 15 días en la pensión del equipo rosarino.

Cuando llegó la hora de la partida, prevista para este jueves desde la Costanera de Posadas, el falso cazatalentos se había marchado. Antes les envió un mensaje por WhatsApp admitiendo la estafa y enseguida se desvinculó del grupo.

Jóvenes de diferentes puntos de Posadas, Garupá, Gobernador Roca y Oberá se habían contactado con el estafador a través de la página y quien se hacía llamar Amayo los citaba en el hotel para que pagaran los 3.000 pesos para el traslado. 

Previsora, una madre había filmado la explicación dada por Amayo, donde prometía el viaje de ida y vuelta a Bella Vista para realizar la prueba. Los seleccionados deberían quedarse 15 días más para completar la prueba alojados en la pensión del club. El resto, volvería a las 6 de la mañana del sábado, en un ómnibus de línea, cuyo pasaje también abonaría el seleccionador.

“Yo los llevo a los chicos, no pertenezco al club, trabajamos con clubes como Talleres, Boca Juniors, Racing, Rosario Central. Solamente somos coordinadores que tenemos los contactos y los llevamos”, explicó cuando un padre le preguntó si era empleado del club rosarino.

Como algunos padres dijeron no tener dinero, les ofreció rifas para que vendieran. Una de las madres vendió su moto para pagar la aventura de su hijo. A todos les dio un recibo firmado con el nombre de Ivan Amayo y DNI que pertenece a otra persona.

Los jóvenes estafados habían formado un grupo de WhatssApp y a las 14 horas cuando se acercaba el horario de partida, el estafador envió un último mensaje “Disculpen chicos, yo nunca fui de Rosario soy de la provincia de Entre Ríos, hice esto porque mi mamá padece de cáncer. Ojalá lleguen a ser jugadores”, acto seguido abandonó el grupo.






Comentarios