Una mujer compartió el relato de un hecho curioso que le tocó vivir en una clínica de Posadas.


En una época en la que es moneda corriente oír noticias que ponen en evidencia lo peor del ser humano, es reconfortante saber que existen casos como el que se dio el pasado lunes en una clínica de Posadas.

Una de las protagonistas de la historia fue Sara Elizabeth Ledesma, quien en el día de ayer se encontraba en la guardia del sanatorio Boratti, en la capital de Misiones, cuando se percató que había olvidado en el baño su billetera, con todo adentro: dinero, documentos y tarjetas.

Primero se dirigió a buscarla al sanitario, pero no la pudo encontrar. Ahí fue cuando apareció en escena un joven, quien en un gesto notable le devolvió el monedero con su contenido intacto.

Además de agradecerle por la nobleza de su actitud, Sara le sacó una fotografía al muchacho y a su esposa, y luego compartió lo sucedido con Misiones Online, ya que, según ella, “acciones como ésta no deben pasar desapercibidas”.

Sanatorio Boratti de Posadas

El relato completo de Sara:

“Quién dijo que todo está perdido…?

En estos tiempos en donde predominan las malas noticias, en donde la violencia parece haberse apropiado de nuestra sociedad, momentos en que los robos, estafas, y otras acciones delictivas son noticia diaria, me gustaría compartir con Uds. una excelente noticia… En el día de ayer, por cuestiones de salud de un familiar, estuve en la Guardia del Sanatorio Boratti, y al salir del baño, de dicho lugar, dejé olvidada allí mi billetera, con toda mi documentación y dinero (una suma no tan importante, pero, si considerable)… situación de la que me percate, aproximadamente 30 minutos después.

Al darme cuenta, y regresar a buscar, ya mi billetera, no estaba…, pero cuando me retiraba del lugar, se acerco a mí un joven, que me pregunto “¿Ud. está buscando esto..?…fíjese, señora…esta TODO ahí…” Demás está decir, que le agradecí y quise recompensarlo…pero, NO acepto…!! Me dijo que su padre le enseñó a trabajar y a ser buena persona, y que con ésta acción, seguramente su padre se alegraría en el cielo… Le pedí permiso para tomarles una foto (a él y a su esposa) y algo reticentes, aceptaron… No me queda más que agradecer, el gesto que tuvo esta pareja, para conmigo…pero también a ese padre, que ya está “en el cielo” pero supo sembrar valores en su hijo.

Acciones como ésta, no deben pasar desapercibidas…”.




Comentarios