La ayuda puede ser solicitada por quienes estén inscriptos en el INYM como ooperadores del sector yerbatero. Se aisla el tubo zapecador donde se inicia la deshidratación de la hoja.


Gracias a una investigación de la Universidad Nacional de Misiones (UNAM) se descubrió una pérdida de calor en el proceso de secado de la yerba mate, que puede solucionarse con material aislante en los tubos de zapecado.

Imagen ilustrativa. Secaderos de yerba mate en Misiones.

La pérdida de calor es de un 20 a un 30 por ciento. Se trata de la masa calórica que transita en los zapecadores y el tubo posterior por deficiencias en la aislación de las instalaciones de los secaderos.

El INYM tuvo en cuenta que el sector yerbatero atraviesa una etapa crítica en lo referente al uso de la biomasa, debido a la disminución de la oferta. Por ello, el directorio del organismo resolvió adoptar medidas para hacerlos más eficientes y competitivos.

La asistencia del INYM abarca el reconocimiento de hasta 50.000 pesos por operador que opte por recubrir con aislante los tubos zapecadores y/o secadores, pudiendo cada operador solicitar el apoyo para dos tubos rotatorios por cada planta de secado.

Los secaderos de yerba mate, y diferentes sistemas de secado, poseen en común el tubo zapecador que es donde se inicia el proceso de deshidratación de la hoja y palo de yerba mate. “Durante el paso del material verde por el tubo zapecador, las temperaturas son extremadamente altas, midiéndose valores cercanos a los 1000ºC al inicio del proceso con presencia de llama directa y disminuyendo a 250 a 350ºC al final del mismo”, explicó el ingeniero Raúl Escalada, subgerente del área Técnica del INYM.

Para solicitar la ayuda, el secador debe estar en el Registro de Operadores del Sector Yerbatero (Resolución 54/08 del INYM) como secador; encontrarse al día con la presentación de las Declaraciones Juradas; no poseer multas firmes impagas ni convenios de pago caídos; no tener litigios judiciales en trámite en los que el INYM sea parte y tengan por objeto cuestiones de carácter patrimonial.

Fuente: INYM


En esta nota:

Economia


Comentarios