La artista cordobesa se mudó a Posadas con su pareja de Misiones y ayuda con sus tatuajes sobre las heridas que la enfermedad deja en el cuerpo.


Cuando tenía 14 años, la cordobesa Natalia Quenan acompañó a su mamá a hacerse un tatuaje y al ver cómo cambiaba la piel de su madre y tomaba otra dimensión, entonces supo cuál era su futuro, lo que quería hacer en su vida. El ambiente, los aromas y la vibración del estudio la enamoraron para siempre.

Natalia Quenan se presenta en Instagram y Facebook con su propia imagen tatuada. Dona su trabajo dos veces por mes a mujeres que padecieron cáncer. (Facebook)

Otra circunstancia familiar, el cáncer de mamá de una cuñada, la empujó a otra aventura. Ahora hace uno o dos trabajos por mes a mujeres que han pasado por una mastectomía o bien han quedado con alguna cicatriz a causa de la enfermedad. Su propuesta es cubrir la herida con un tatuaje, que eligen entre la mujer que lucha contra el cáncer y la artista.

Natalia, llegó a Posadas hace cinco años en compañía de su pareja Hécdtor Roa, aplicando en Posadas lo que había aprendido. Con él tiene dos estudios, uno privado y otro abierto al público en la calle San Lorenzo del centro de  Posadas. 

El mensaje que impactó en pacientes que han quedado con cicatrices luego de luchar contra el cáncer. Le piden tatuajes que mitiguen el impacto de las cicatrices en sus mamas. (Facebook)

Se encontró con un caso de cáncer de mama en su familia, cuando hace dos años se enfermó su cuñada. “Fue bastante leve, porque no le quitaron el tejido completo, pero el proceso de vivir esto con ella fue bastante movilizante, porque pasamos por la quimioteraplia, su caída de pelo y demás, algo que moviliza realmente”, contó.

El 1 de junio publicó su deseo de ayudar a quienes pasaban por un cáncer de mama. Recibió una avalancha de pedidos y consultas. Poco tiempo después la Legislatura de Misiones sancionó la ley que establece la gratuidad de la cirugía plástica y la colocación de prótesis en el servicio público de Salud de Misiones. “Yo publiqué mi deseo de hacer tatuajes para ayudar a esas mujeres que no pudieron acceder a hacerse una intervención quirúrgica estética”, contó a MisionesOnline.

“Para tener un tatuaje, cubrir la cicatriz, fortalecer su autoestima. Publiqué en la red y recibí muchísimas consultas. Fue hermoso ver el primer tatuaje cuando una de las primeras mujeres se miró al espejo y no se veía más su cicatriz. También recibí consultas de hombres”, agregó Quena.

En una consulta previa, Natalia observa la cicatriz, los gustos de las personas que piden su ayuda y llegar a un diseño en conjunto. En cuanto al costo, publicó que toma de una a dos personas por mes. Se la puede contactar por Instagram o Facebook, como natalia quenatatto. 






Comentarios