Además, desde la empresa que tiene la concesión del servicio en Paraná responsabilizan al Municipio por las pérdidas económicas. 


El reclamo por la actualización del cuadro tarifario del transporte público comenzó a principio de septiembre y tras la reunión que realizaron este miércoles, la empresa ERSA Urbano S.A. y Transporte Mariano Moreno S.R.L. responsabilizaron a la Municipalidad capitalina por las pérdidas económicas y de puestos de trabajo que se generen. 

A principio de octubre se reunieron pero no hubo acuerdo entre ambas partes, por eso las empresas nucleadas en la Agrupación Buses Paraná anunció que si no se aumenta el boleto habrá “una reducción de la plantilla de personal y las suspensiones de los servicios complementarios a la actual gestión operativa”.

Este miércoles se reunieron pero no se trató este reclamo, por eso Buses Paraná exige una rápida solución para actualizar el costo del boleto. Además remarcan que las “tarifas deberán fijarse en los términos de la Ordenanza 9462”, ya que si no es así implicaría “una clara violación a las condiciones contractuales vigentes”. 

En cuanto a las pérdidas económicas que sufran las empresas, responsabilizaron al Gobierno de Paraná por su lenta intervención. “Dejamos expresamente planteada la mora de la Concedente (Municipalidad de Paraná) en resolver el ajuste de las tarifas del sistema, al no haberse obtenido respuesta alguna a la fecha de la presentación realizada el 24/09/2018, lo que ocasiona un perjuicio económico posible de cuantificar mediante el costo que implica la operación diaria y la pérdida que genera con la tarifa actual”, detallaron según informa La Voz.

Ante la falta de respuesta, se espera que durante la jornada del miércoles las empresas acudan a la Justicia para obtener la autorización esperada hace más de dos meses. Además, no descartan nuevas medidas de fuerza.





Comentarios