Sucedió en la institución San Roque, y el empleado habría dejado encendido su celular a propósito. 


La ciudad de Paraná amaneció en shock siendo que se dio a conocer la noticia de que un empleado del Hospital San Roque habría dejado encendido su celular en el baño para filmar a todas las personas que entraran. Según confirmó personal del centro asistencial, el responsable sería “un enfermero con más de 15 años de antigüedad”.

Hasta el momento no se dio a conocer el nombre del perverso que con una campera tapaba el teléfono para que la gente no se diera cuenta de que estaban siendo filmados. 

Según informó El Once, el hecho trascendió por que “se puedieron ver filmaciones en donde aparecía totalmente desnudo frente al espejo del baño“, y luego “acomodaba la cámara del teléfono que apuntaba a la zona genital de los afectados”. 

Ante la gravedad de lo ocurrido, se realizó la denuncia en la Fiscalía  quien seguirá con la investigación judicial. 

Mientras tanto, según expresaron empleados del hospital, la persona acusada habría reconocido ser el artífice del escabroso hecho. A pesar de ello, no está detenido ni desvinculado de su trabajo. No obstante, pidió un parte médico para los próximos días.






Comentarios