El hallazgo salió a la luz luego de que comenzaran a registrarse diversos casos febriles en una misma manzana de dicho barrio obereño. Mediante un rastrillaje, dieron con el sitio.


Personal de Saneamiento Ambiental de la municipalidad de Oberá llegaron hasta un comercio ubicado sobre la Avenida Misiones, donde se sitúa un gran galpón, y encontraron miles de cajones con botellas vacías, al aire libre y con acumulado de agua, sitio ideal para la proliferación del mosquito transmisor del dengue.

Rápidamente comenzaron con el proceso de descacharrización a fin de eliminar el criadero del vector. Fueron varios los vecinos que habrían contraído la enfermedad, por lo que las sospechas se acrecentaban. La semana pasada autoridades locales de Salud Pública informaron que en la guardia del Hospital Samic se registran entre 20 y 25 casos febriles por día, lo que demuestra la magnitud del problema.

Respecto al hallazgo del depósito, el director de Saneamiento Ambiental, Herbert Castellanos, reconoció a El Territorio: “Nos llamó la atención que teníamos muchos casos en la zona, por lo que procedimos a controlar y encontramos pequeños criaderos, pero en este caso es más grande y nos sorprendió porque se nota que data de hace mucho”.

Explicó que dieron vuelta las botellas e intimaron a los propietarios a que solucionen este problema. Indicó que la eliminación de los pequeños criaderos es muy importante para controlar el dengue y que, en esa sintonía, tras las recorridas que llevan adelante encuentran criaderos en las casas de los propios pacientes.


En esta nota:

Titulares Dengue Oberá


Comentarios