Una de las víctimas logró reducir a golpes al asaltante cuando se dio cuenta que este no estaba armado. 


La semana pasada la Justicia neuquina acusó por delito de robo simple a un motochorro que terminó golpeado tras asaltar a dos jovenes en pleno centro. Todo salió mal para el ladrón cuando una de las víctimas se percató que no estaba armado y logró reducirlo a golpes.

El hecho ocurrió el 29 de marzo, alrededor de las 19.30 sobre las calles Elordi y Brow en cercanías de la Plaza Güemes. Un par de jóvenes fueron abordados por dos motochorros que circulaban en una motocicleta 100 cc, uno de los asaltantes bajó de la moto y los amenazó con una “supuesta” pistola que llevaba en el bolsillo de su campera.

Plaza Güemes, Neuquén (web).

El ladrón les quitó sus pertenencias y le alcanzó el botín a su compañero que aún estaba en la motocicleta. Antes que el segundo asaltante pudiera subir a la moto y huir, una de las víctimas se dio cuenta de que no estaban armados y con la ayuda de un vecino de la zona logró reducir a golpes al hombre y retenerlo hasta que llegara la Policía.

El acusado fue trasladado a la Comisaría Primera y su cómplice aún no pudo ser identificado ya que logró huir y llevarse las pertenencias de los jovenes, informaron fuentes judiciales a Imneuquén. 

Esta semana la jueza Estefanía Sauli avaló el pedido de la fiscalía y acusó al hombre por el delito de robo simple. La fiscal Cecilia Sabatté detalló que entre las principales evidencias se encuentran los testimonios de las víctimas y la declaración del acusado. 





Comentarios