El Concejo Provincial de Educación tomo la medida e iniciará sumarios por lo sucedido en el colegio Sagrado Corazón. 


El Concejo Provincial de Educación (CPE) empezó el miércoles a investigar a los docentes y directivos del colegio Sagrado Corazón que forzaron a niños de tercer grado a bajarse los pantalones en un baño para chequear si alguno tenía “caca en las piernas”. La supervisora asignada, Estela Escudero, realizó un sumario administrativo y a partir del mismo las autoridades del cuerpo optaron por suspender de manera provisional de sus cargos a quienes están involucrados en el caso.

Viviana Buamscha, coordinadora del CPE, explicó que el sumario conllevará una larga y ardua investigación. Una vez que esté realizada se tomarán las medidas y sanciones correspondientes a los profesores que llevaron adelante esta situación.  

También comentó las consecuencias que puede tener el hecho, que va desde un simple apercibimiento o llamado de atención, hasta terminar en la inhabilitación del colegio, lo que implicaría cerrarlo de manera definitiva. 

El colegio donde sucedió el hecho

El CPE tomó cartas en el asunto del colegio Sagrado Corazón a partir de la denuncia formal de dos padres del colegio, indignados con un mail que les llegó desde la dirección de la institución. En el correo, las autoridades reconocían que les habían bajado los pantalones a todos los chicos de tercer grado para dilucidar “quién se había hecho caca encima”.

Buamscha , desmintió las versiones que surgieron acerca de que el colegio ya tenia denuncias en su haber: “Formalmente no tenemos otros expedientes sobre este colegio, si bien en los medios trascendió que hubo casos anteriores”.




Comentarios