Lorenzo Muñoz apareció muerto el fin de semana en un descampado. Había asesinado a su ex pareja y a la hija.


Lorenzo Muñoz, el acusado del doble femicidio ocurrido en febrero en la localidad neuquina de Las Ovejas, se suicidó al colgarse de un árbol en un descampado, donde fue encontrado el sábado último tras permanecer prófugo casi un mes, según los resultados obtenidos de la autopsia.

El fiscal General de Neuquén, José Gerez, detalló hoy a la prensa que Muñoz se ahorcó en un lugar cercano a la casa de un familiar y a unos 600 metros de donde el 22 de febrero pasado mató a su ex pareja Carina Apablaza (31) y la hija de ésta, Valentina (11).

“Lamentablemente lo encontramos sin vida y esto nos llena de impotencia, no solo a la familia y a la sociedad sino a los que participamos de esta búsqueda”, aseguró.

El cadáver de Muñoz fue inspeccionado en el lugar del hallazgo por miembros del equipo forense del Poder Judicial provincial, quienes lograron identificarlo por tatuajes que tenía en su cuerpo.

Una vez realizada la autopsia en la morgue del Poder Judicial de Neuquén, Gerez sostuvo que “el análisis de los peritos criminalísticos en el lugar de los hechos indica que Muñoz se suicidó por ahorcamiento allí porque su cuerpo se encontró con un soguín en el cuello con un nudo corredizo y atado a un ramerío de rosa mosqueta”.

Sobre la data de la muerte, de la autopsia surgió que al menos llevaba fallecido diez días, aunque aún se aguardan algunos análisis complementaros para certificarlo.




Comentarios