El trágico hecho ocurrió en el barrio Nueva Esperanza, en Fernández Oro. Estaba bajo el cuidado de una joven de 20 años.


Un bebé de 9 meses murió ahogado este mediodía al caer a un desagüe ubicado en la parte trasera de la precaria vivienda donde vivía junto a su familia en en el barrio Nueva Esperanza, de la localidad rionegrina de Fernández Oro, informaron fuentes policiales.

Según las primeras pericias, el pequeño se encontraba junto a otros dos hermanos menores bajo el cuidado de una joven de 20 años oriunda de Paraguay quien, al momento de la tragedia, estaba cocinando y descuidó vigilarlos.

Al parecer uno de los hermanos abrió la puerta del patio y, sin querer, dejó que el pequeño saliera. Segundos después, el bebé cayó al canal que se encuentra a pocos metros de la parte trasera de la casa.

El fiscal a cargo de la causa, Martin Pezzetta indicó a la prensa que la primera hipótesis sería que la mujer dejó el bebé a orillas del desagüe y, tras un descuido, se cayó.

Según explicó el fiscal, el padre del bebé -también oriundo de Paraguay- fue quien notó su ausencia al llegar del trabajo y, al buscarlo en el canal, se encontró con el cuerpo sin signos vitales enganchado entre ramas.

Rápidamente decidió llevarlo al hospital por sus propios medios y, a mitad de camino, se encontró con la ambulancia que lo trasladó de urgencia a un centro asistencial de Cipolletti. Pero el pequeño no pudo ser reanimado y murió.





Comentarios