La misma situación la padecen Valle del Sol y Piedras Blancas. "Dan ganas de poner el cartel 'se vende' y listo", se quejan vecinos.


En medio de un bello paisaje viven cerca de dos mil pobladores permanentes entre Las Vegas, Valle del Sol y Piedras Blancas. Sin embargo la mayoría de ellos dice que se siente abandonado y que no tienen los servicios básicos.

Alejandra y su familia se instalaron en Las Vegas hace 15 años, llegaron desde Buenos Aires para cumplir uno de sus sueños, poner un restorán, sin embargo asegura que las dificultades los hace replantearse su elección. No hay agua, ni gas de red y la electricidad es bastante deficiente. 

“Tenemos que manejarnos con garrafas y tubos, el tema del agua es un problema. Traemos bidones de agua, utilizamos mucho gas y agua, todo hervido, es un problema constante que tenemos. Hay veces que dan ganas de poner un cartel de se vende y tirar todo por la borda”, contó Alejandra en declaraciones a Canal 9.

Cuesta abajo, Luis y su esposa tienen una proveeduría. Su local es uno de los primeros con los que cualquiera se encuentra a la llegada de Las Vegas. Su pedido es igual al del resto y aseguran que a pesar de los reclamos la sitaucion no ha cambiado. “Toda la vida Las Vegas estuvo olvidada, es el único lugar donde no tenemos agua potable y pagamos 1.400 pesos la boleta bimestral de agua, es un locura. De Marchi trabaja nada más que en Potrerillos, allí podés tomar un vaso de agua de la canilla, acá no y también hay que decirle al señora De Marchi que esto también pertenece a Luján”.

Silvia Salvatierra, otra vecina, indicó: “Acá nos ahogamos con la tierra, como esta calle es provincial, se encarga Vialidad y sábado y domingo no pasan, que es cuando más vehículos hay, pasa Vialidad los lunes que ya no hay nadie y riega la calle pero el fin de semana es estar tapados en tierra”.

Alejandra, por su parte, agregó: “No te ayuda nadie, una farola vive con la luz apagada, es una boca de lobo, cada vez más robos en la zona”.

Aunque la mayoría de ellos vive allí por entera elección, aseguran que cada vez se hace más difícil hacer frente a las altas tarifas. De Irrigación, por ejemplo, pagan hasta 1.800 pesos bimestrales, agua que solo es utilizada para el baño, la cocina y el riego. Otro de los altos costos es el transporte, para viajar a la ciudad de Mendoza en micro una familia tipo necesita mil pesos para ir a volver”.

Patricia Chausino nació en Las Vegas y allí vivió toda su vida, para ella y su pequeño hijo una de las mayores dificultades es la falta de médicos en la zona. Hay una única posta sanitaria en Las Vegas para los 2 mil pobladores y desde hace años está cerrada y para atenderse o para una emergencia los vecinos tienen que viajar al menos 12 kilómetros hasta la Villa Potrerillos.

“Hay que ir a Potrerillos y hay que pedir turnos, sino no te atienden, Hay veces que no tenés vehículo para ir, hay que ir en colectivo y a veces te coincide el horario y otras no, tenés que pagar 40 pesos, que a veces no lo tenés en el bolsillo para ir a Potrerillos”, completó Patricia.





Comentarios