El padrastro de Florencia la llevó en el auto, ya muerta, junto a sus hermanitos



Gómez le dijo a los chicos de 3 y 9 años que la niña estaba dormida. Aseguran que el hombre drogaba a toda la familia para abusar de Di Marco. 

La madre de Florencia Di Marco, la niña de 12 años violada y estrangulada la semana pasada en San Luis, dijo que su expareja, Lucas Matías Gómez, es “una bestia que se drogaba” y la golpeaba, y que cree que también suministraba estupefacientes al resto de la familia para que nadie advirtiera lo que le hacía a su hija. Los tíos de la menor también contaron detalles escalofriantes.

Carina Di Marco contó a Canal 7: “Mi hijo Lucas, de 9 años, me dijo que Flor estaba sentada en el asiento de adelante del auto al lado de su padrastro y con la cabeza baja, pero en verdad ya estaba muerta, él les dijo que estaba dormida. Mis hijos estaban con su padre, al de 9 lo dejó en la escuela y al más chiquito no sé”.

“Él me amenazaba diciéndome: ‘Si te vas, yo te mato. Me golpeaba y a veces intentaba ahorcarme. Pero nunca imaginé que fuera capaz de hacerle lo que le hizo lo que le hizo a mi hija. No era amor lo que tenía conmigo, sino odio. Todavía no caigo, pienso que Florencia está de vacaciones… No puedo creer que está enterrada”.

Por su parte, un hermano y una hermana de Carina dijeron a diario Los Andes: “Mi cuñado drogaba a su familia para poder abusar de Florencia. Mi hermana me contó que estando embarazada, una noche se sintieron mal después de comer pizza y que estuvo durmiendo más de un día, que todos menos Lucas se sintieron mal y cansados”.