El oficial ayudante pide un aumento de sueldo y no ser trasladado a Lavalle. Advirtió que iba a dispararse con su arma reglamentaria.


Un oficial ayudante de 40 años estuvo atrincherado en su casa de Rivadavia. Arrodillado en la puerta de su domicilio y con su arma reglamentaria apuntando a su cabeza, reclamaba una mejor en su salario y que se dejase sin efecto su traslado al departamento de Lavalle.

Tomo comenzó en la madrugada de este martes, cerca de las 6.30, cuando el policía, luego de varias botellas de alcohol y algo de drogas, sacó su arma reglamentaria y amenazó con dispararse en la cabeza.

La situación se volvió tensa cuando llegaron efectivos del Grupo Especial de Resolución de Incidentes y Secuestros (GRIS) y el Grupo Especial de Seguridad (GES). El hombre no desistía de su actitud, y efectuaba disparos en el interior de su casa. 

Tras varias horas de negociación, el oficial depuso su actitud. Pese a no presentar lesiones, fue trasladado al hospital Saporiti para ser asistido por profesionales.






Comentarios