Cornejo arma un colchón con ahorros e inversiones



Los números de enero reflejan que bajó el costo laboral, se alivió el pago de la deuda pública y crecieron los ingresos

Lo muestran los números de la Tesorería General de la Provincia: en enero pasado, el gobernador Alfredo Cornejo pagó menos que un año antes por sueldos (-13%) y por vencimientos de deuda (-88%) .

Y esto sucedió aunque entre los doce meses de distancia hubo una más que suculenta inflación (cercana al 40%) y se otorgaron aumentos de salarios por decreto o por acuerdos paritarios (24,5% más el bono de fin de año).

En ese mismo tiempo la deuda de la Provincia creció un 47%, si se tiene en cuenta los números consolidados y flotantes: 19 mil contra 28 mil millones.

¿Cómo es posible que un año después se haya pagado menos en gastos?

“En enero de 2016 se registró un alto pago de las ART que venían acumulando deuda y transferencias atrasadas a la OSEP. Ese mes también les pagamos los sueldos no cancelados a los funcionarios de Francisco Pérez, previas deducciones de impuestos automotor e inmobiliario que algunos adeudaban”, explica con una sonrisa cómplice Martín Kerchner, que hasta hace dos días fue el virtual comisario del gasto y los ingresos de Cornejo.

Esa reducción en el pago de sueldos también contempla a los 4.500 empleados menos por jubilaciones (en plazo y adelantadas) y por la no renovación de contratos. Y a la reducción de la planta política de 14 a 6 ministerios y de 520 a 210 cargos fuera de nivel, lo que implica que “el Estado se ahorró $ 150 millones en funcionarios”.

Cornejo se declaró “muy satisfecho por este esfuerzo de austeridad”, cuando el viernes pasado encabezó su segundo cambio de gabinete.

Con respecto a la deuda de la Provincia -que en 2016 registró un alto crecimiento- los pagos bajaron abruptamente “por mejoras en las condiciones de pago” mediante refinanciaciones, estiramiento de plazos y baja de tasas.