Estuvo preso más de un año y recuperó la libertad tras ser sobreseído por el crimen de Emir Cuattoni. 


La causa en la que se investiga la muerte de Emir Cuattoni (15) dio un giro de 180 grados esta semana. Gustavo Seré (38), el único detenido hasta ahora y quien estaba sindicado como el asesino del adolescente, quedó sobreseído y recuperó la libertad. La Justicia detuvo a otro hombre que sería el asesino y a su hijo. 

Emir fue asesinado el 17 de abril de 2016 en Godoy Cruz. El crimen fue en el Parque Benegas, cuando el adolescente caminaba junto a dos amigos y un hombre se acercó a ellos, bajó de una Hilux y disparó. La bala mortal impactó en la espalda de Emir. 

Desde septiembre de 2017 estuvo detenido Seré, quién en las últimas horas recuperó la libertad. “Que queden presos los que tengan que quedar presos, no los inocentes. Entiendo el dolor de la familia, pero quién me paga a mí lo que sufrí en la cárcel, con mi hijo adolescente en la escuela, con mi negocio”.

Yo estuve muerto durante un año. Tendrán que dar explicaciones legales las personas que las tendrán que dar”, expresó Seré.

“Entiendo el dolor de la madre (de Emir), pero no el ensañamiento. Porque no tenía pruebas. Somos gente trabajadora. Mi nombre ya queda limpio. A los padres de emir los disculpo, estoy tranquilo”, agregó el hombre.

Por su parte, la mamá de Emir dijo: “Quiero al asesino de mi hijo. Luchamos dos años y medio porque todo daba a una persona, no importa el nombre. La Justicia me tomaba las pruebas como ciertas”.

Agregó que no sabe si le pediría disculpas a Seré. “Las pruebas me llevaban a él, para mí era el asesino de mi hijo hasta hoy e hice todo lo posible para que siguiera preso”.

Los nuevos detenidos por el asesinato son un empresario domiciliado en Chacras de Coria, identificado como Dionisio Elmelaj, y su hijo. El individuo se dedica, entre otros rubros, al transporte. Al momento de su detención, ocurrida este jueves a las 5, los investigadores secuestraron un arma de fuego, que estaba escondida dentro de una bolsa de arroz, y una camioneta Toyota.






Comentarios