La Asociación Luz del Cielo pide que haya una guía de contención para padres y madres, que se respete el duelo y que se brinde información. 


La Asociación Luz del Cielo, que nuclea a padres y madres que perdieron a sus bebés en el proceso de gestación o perinatal, reclama que se respete el duelo y que haya una guía de atención para estos casos. Sus miembros aseguran que se trata a los fetos o cuerpos sin vida como “residuos patológicos”. 

​El proyecto propone que el Sistema de Salud acompañe a los padres tras la pérdida. Una mamá contó en una nota con Diario El Sol que le dieron el cuerpito de su bebé en una caja de cartón para archivos después de preguntarle “¿Se lo quiere llevar o o tiramos?“.

Según el Ministerio de Salud, en Mendoza se producen alrededor de 200 defunciones fetales anuales (desde las 20 semanas de gestación).

“Desde cómo te anuncian la noticia hasta cómo te entregan a tu hijo es una experiencia traumática. Nadie te explica los cambios que sufrirá tu cuerpo, cómo inhibir la lactancia o los trámites que debés hacer. Mucho menos te brindan apoyo psicológico para atravesar el dolor”, señaló Noelia Gutiérrez, una de las mamás.

Los puntos más importantes del proyecto

1) La oportunidad de despedirse es de gran importancia para las familias para su posterior bienestar físico, psíquico y emocional. Por eso quieren que exista un espacio donde puedan vestir a su bebé, tomar la huella de sus pies, tenerlo en brazos, tomarle una foto.

2) Asesoramiento médico y tratamientos sugeridos como la inhibición farmacológica de la lactancia materna.

3) Apoyo psicológico y médico.

4) Que el bebé no sea tratado como residuo patológico.





Comentarios